Las 7 mejores calculadoras científicas

A partir de la escuela secundaria, la mejor calculadora científica se convierte en de uso común. Los cálculos se vuelven cada vez más complejos y por lo tanto es útil acelerarlos para resolver problemas, expresiones algebraicas y los pequeños y grandes desafíos de la geometría.

Incluso los que trabajan en la oficina pueden encontrarse más o menos cara a cara con las matemáticas a diario. Las calculadoras tradicionales tienen una funcionalidad muy limitada, como las operaciones aritméticas elementales de suma, resta, multiplicación y división, a las que a veces se añaden el porcentaje y la raíz cuadrada.

Las calculadoras científicas tienen características mucho más avanzadas que les permiten resolver problemas de matemáticas, ciencia e ingeniería que van mucho más allá de las operaciones básicas de un modelo tradicional.

Una pequeña sugerencia

Piensa para qué necesitas una calculadora. ¿Qué funciones vas a usar? Si lo va a usar para un examen, asegúrese de que el modelo que va a comprar está permitido o no.

Y no empieces a usar tu nueva calculadora el mismo día de la prueba, date un tiempo en los días previos para familiarizarte con sus funciones. Asegúrate de que te sientes completamente cómoda antes de la prueba.

Comprar una calculadora científica barata online

Una buena calculadora científica generalmente requiere una pequeña inversión, aunque todo depende de sus necesidades de cálculo. En el mercado se pueden encontrar modelos en un rango de precios entre 25 y 30 euros.

Si eres un profesional y buscas una herramienta que te apoye de forma completa y versátil, puedes echar un vistazo a las propuestas en el rango de precios entre 50 y 70 euros.

Bienvenido a nuestra selección:

Las 7 mejores calculadoras científicas de 2020

1. Sharp ELW506T GY Calculadora científica con estuche

La hemos elegido porque muestra las fórmulas tal como están escritas en los libros de texto, algo realmente útil de cara al uso diario del estudiante.

En la pantalla lcd de matriz de puntos de 96 x 32 se pueden ver las fórmulas mientras se escriben (función WriteView) y modificarlas incluso después de ver el resultado. Con sus 556 funciones, la calculadora es ideal para todas las necesidades de la escuela y la universidad.

Hay 4 teclas definibles por el usuario para el acceso inmediato a las funciones más utilizadas. Hay una función de tutorial de matemáticas (+, -, x, mixto, máximo 100 preguntas). La función de reproducción multilínea permite saltar al principio o al final de la ecuación.

Sharp EL-W506T GY Calculadora científica
118 Opiniones
Sharp EL-W506T GY Calculadora científica
  • Niveles recomendados.
  • 640 funciones en total.
  • Pantalla de matriz de puntos de 96 x 32.

2. Calculadora científica Casio FX-991ES Plus 2

La incluimos en nuestra lista porque facilita la comprensión de los resultados de una forma impresionante.

La pantalla natural (con 15 dígitos en una línea: 10 + 2 de mantisa) muestra expresiones matemáticas como raíces y fracciones donde aparecen en su libro de texto, y esto aumenta la comprensión, porque los resultados son más fáciles de entender. Ofrece 417 funciones y es ideal para la escuela secundaria y la universidad.

Se puede usar en los exámenes de bachillerato. Tiene una fuente de alimentación combinada solar/batería, se apaga automáticamente cuando no se usa y está cubierta por una garantía de 3 años. Sus dimensiones son 1,1 x 8,9 x 16,2 cm.

Rebajas
Casio FX-991ES Plus-2 - Calculadora Científica, 417 Funciones, 11 x 77 x 162...
  • Pantalla natural v.p.a.m
  • Pantalla de matriz de puntos
  • 417 funciones

3. HP 35 S Calculadora científica

Nos parece apta para este listado porque tiene una gran pantalla de dos líneas y grandes prestaciones.

Esta calculadora está equipada con una gran pantalla de dos líneas con contraste ajustable, que le permite ver claramente los datos. Tiene RPN o lógica de entrada de datos algebraicos, con posibilidad de programación de teclas.

Sus características incluyen: HP Solve y 100 funciones incorporadas, estadísticas de una y dos variables, regresión lineal y más, 30 KB de memoria y registros a más de 800 archivos independientes, modo de fracción más conversión de fracción a decimal, 42 constantes físicas incorporadas, más una biblioteca completa de conversiones de unidades, funciones inversas, raíz cúbica, logaritmos, exponentes, factoriales.

Es ideal para ingenieros, topógrafos, estudiantes universitarios, científicos y profesionales de la medicina.

Hewlett Packard HP35S - Calculadora científica
  • Programable. Con pantalla de 2 partes.
  • Eficiente introducción de datos RPN o algebraicos.
  • Memoria de trabajo de 31 kB y más de 800 registros independientes.

4. Texas Instruments TI 30 X II

La elegimos para nuestra lista porque tiene una buena relación calidad-precio, quizá de las mejores que hemos encontrado.

Es una completa y fácil de usar calculadora científica de 11 dígitos. La pantalla tiene dos líneas de texto. Funciona con pilas.

Ergonómico, tiene un diseño compacto y se puede llevar fácilmente en el bolsillo o en el bolso.

Texas Instruments Calculadora TI 30 XIIS
  • Batería: no
  • Fuente de alimentación: no
  • Tipo de calculadora: batería de bolsillo

5. Calculadora científica Canon F-789SGA

Nos ha encantado porque tiene un impacto ambiental muy bajo y está fabricada con los mejores materiales.

La calculadora está hecha con piezas de materiales reciclados de Canon y tiene una doble fuente de alimentación: solar y a pilas. La batería tiene una alta vida útil de cuatro años.

Se trata de una calculadora muy completa, con 605 funciones avanzadas para simplificar hasta las ecuaciones más complicadas. Además, el teclado antibacteriano protege su salud.

Calculadora científica Canon F-789SGA Gris
  • Teclado antibacteriano
  • Capacidad de alto nivel
  • 605 funciones avanzadas

6. Calculadora científica Helect

Nos gusta porque tiene un precio atractivo y buenas prestaciones.

Es una robusta calculadora científica de grado profesional. La pantalla de 2 líneas muestra la entrada y el resultado calculado al mismo tiempo. Maneja fácilmente los cálculos estadísticos variables 1 y 2, los modos de tres ángulos y los modos de notación científica/de ingeniería.

Tiene un estuche que lo protege de golpes accidentales. Ideal para estudiantes de secundaria, universitarios y profesionales, está cubierto por una garantía de por vida.

Helect Calculadora Científica de Ingeniería de 2 Líneas, Adecuada Compatible...
  • Calculadora científica de grado profesional con 240 funciones científicas. Maneja...
  • Pantalla HD panorámica de 12 dígitos. La pantalla de 2 líneas muestra entradas y...
  • Cumple con el diseño ergonómico y ofrece un agarre cómodo. Botones receptivos, números...

7. Calculadora científica Osama OS 134/10

Forma parte de nuestra elección porque es completa y tiene una estupenda relación calidad 7 precio.

Práctica y ligera, es una calculadora científica que ofrece un total de 56 funciones, con 10 dígitos en la mantisa y 2 en el exponente.

Funciona con pilas y, gracias a la función de apagado automático, optimiza el consumo de energía. Viene en un estuche duro que permite transportarlo con la máxima seguridad y lo protege de los golpes.

Osama OS 134/10 - Calculadora científica
  • Calculadora Científica 56 funciones
  • 10 dígitos en la mantisa y 2 en el exponente
  • Alimentación con pila (2 x L1130)

¿Qué es exactamente una calculadora científica?

Las calculadoras científicas, al igual que las calculadoras tradicionales, se utilizan para ayudar a realizar cálculos, resolver problemas complejos y, en general, todas aquellas operaciones que requerirían mucho tiempo manualmente.

Una de las primeras cosas que puedes notar cuando miras un dispositivo de este tipo es que tiene muchas más teclas que un modelo estándar. Aunque esto puede parecer un poco intimidante al principio, una vez que descubra para qué sirve cada uno de estos botones y cómo utilizarlo, descubrirá que es una herramienta indispensable en la trigonometría, la física, la química, la astronomía y muchos otros campos profesionales.

¿Qué más tienes disponible en las calculadoras científicas?

¿Qué es diferente? Para entenderlo mejor, tomemos algunos ejemplos. Comparado con un modelo tradicional, el tipo científico tiene claves de paréntesis, que indican al ordenador en qué orden quiere resolver la ecuación. También está el botón del exponente, que multiplica automáticamente un cierto valor por 10. Puede resolver fracciones.

También puedes encontrar botones dedicados a la trigonometría y la logaritmia. En lugar de perder el tiempo consultando las tablas matemáticas y usando las reglas de desplazamiento para encontrar las respuestas que necesitas, puedes simplemente pulsar el botón sinh, sin, cos, tanh o tan y tener la solución que necesitas en una fracción de segundo.

¿Cuál es la diferencia con una calculadora gráfica?

A pesar de algunas similitudes, no hay que confundir la calculadora científica con la calculadora gráfica. Este último no sólo ofrece toda la funcionalidad de un modelo científico, sino que también permite dibujar gráficos.

La mayoría de los dispositivos gráficos son programables, lo que significa que el usuario puede crear programas personalizados para satisfacer sus necesidades de cálculo específicas. Por estas razones, una calculadora gráfica puede sustituir a una calculadora científica en todas las aplicaciones, pero no al revés.

¿Qué tipo de calculadora necesitas?

El primer paso antes de comprar un dispositivo que pueda ayudarle a resolver ecuaciones complejas es determinar sus necesidades. De esta manera, puede identificar el tipo de equipo que satisfará sus necesidades reales. Hay una gran diferencia entre una calculadora estándar y una calculadora científica, gráfica y financiera. Veamos juntos cuáles son las diferencias.

Calculadora estándar

Una calculadora estándar, como se ha mencionado anteriormente, generalmente sólo es capaz de realizar las cuatro operaciones: suma, resta, multiplicación y división. Algunos modelos también pueden calcular raíces cuadradas y porcentajes, pero en realidad son sólo aplicaciones de una combinación de algunas de las cuatro funciones básicas.

Si sus necesidades matemáticas no se extienden más allá de estas funciones, no hay razón para gastar más en uno de los tipos más avanzados de calculadora. Por cierto, dado que tienen una funcionalidad muy limitada, este tipo de dispositivos tienen pocos botones y son muy compactos y ligeros, lo que también hace que sean muy fáciles de llevar en el bolsillo, el bolso o la mochila del colegio.

Calculadora científica

Estas herramientas están destinadas a estudiantes y profesionales que necesitan resolver problemas matemáticos más avanzados.

Si eres un estudiante de ciencias de secundaria o asistes a una facultad universitaria que incluye cursos de matemáticas en el plan de estudios, este es el tipo de calculadora para ti. También puede satisfacer plenamente las necesidades de cálculo en el lugar de trabajo.

Calculadora gráfica

Es útil para aquellos que necesitan programar características personalizadas o para aquellos que necesitan trazar puntos en un gráfico. Esto incluye la mayoría de las aplicaciones de ingeniería.

Aunque parezca un juego de niños cambiar de una calculadora científica a un modelo gráfico, ya que ofrecen la misma funcionalidad básica al implementarla con un rendimiento adicional, puede que no valga la pena gastar dinero extra si realmente no lo necesitas.

También hay que tener en cuenta que puede haber pruebas y exámenes escolares en los que la calculadora gráfica no está permitida.

Calculadora financiera

Como su nombre indica, estas calculadoras son ideales para muchas aplicaciones financieras, como el cálculo de pagos, la estimación del valor futuro de un préstamo o una anualidad, o la determinación de los tipos de interés. Algunos modelos pueden permitirle añadir una funcionalidad personalizada.

Son adecuados para aplicaciones comerciales y de negocios pero no son muy útiles en las clases avanzadas de matemáticas, ciencias o ingeniería.

Lea las instrucciones

Puede que no sea algo que haga normalmente, pero antes de empezar a usar su dispositivo puede ser útil leer las instrucciones. Muchas calculadoras tienen funciones que no esperarías en lugares extraños. Los mejores modelos vienen con grandes folletos de instrucciones, así que lee una sección a la vez cuando quieras usar una función en particular.

Aprende primero lo básico, pero también algunas de las cosas más complejas. Por ejemplo, averigua cómo hacer cálculos básicos y álgebra para que puedas usarlos en las lecciones con facilidad, de modo que no pierdas un tiempo valioso.

La historia de la calculadora

Dependiendo de cómo se decida clasificarlo, se puede decir que la primera calculadora científica fue la Mathatron 8-48M Mod II, desarrollada entre 1962 y 1965. Aunque no era tan completo como los modelos que se encuentran en el mercado hoy en día, este dispositivo era capaz de resolver funciones trigonométricas, logaritmos y cálculos exponenciales.

Los dispositivos Wang LOCI-1 y LOCI-2, desarrollados entre finales de 1964 y principios de 1965, también fueron diseñados para realizar ciertas funciones logarítmicas y trigonométricas. Sin embargo, debido a la limitada funcionalidad de estos primeros dispositivos, algunos expertos en la materia no los consideraron como verdaderas calculadoras científicas: de hecho estaban dotados de algunas características típicas de los modelos científicos, sin serlo en realidad.

La primera calculadora científica diseñada para realizar la mayoría de las funciones de los modelos modernos fue la Hewlett-Packard HP-9100A. Este dispositivo fue construido completamente usando lógica de transistores discretos y no tenía circuitos integrados. También fue la primera herramienta de computación personal en utilizar el algoritmo Cordic, además de utilizar el formato de notación inversa polaco, que HP sigue utilizando en muchas de sus calculadoras científicas, gráficas y financieras.

La primera calculadora de bolsillo

Sin embargo, debido a su gran tamaño, ninguno de estos primeros modelos puede considerarse una verdadera calculadora como se entiende hoy en día.

Así que, en 1970, Bill Hewlett comenzó a estudiar cómo reducir el tamaño de los componentes, hasta que desarrolló el HP-9100A: un modelo de bolsillo que ofrecía las mismas funciones trigonométricas que los dispositivos más grandes.

Thomas M. Whitney, jefe del equipo de ingeniería de HP, aceptó el desafío y desarrolló el HP-35, que fue lanzado en 1972. El dispositivo fue nombrado en su honor por sus 35 llaves. Poco después, Casio y Texas Instruments también produjeron sus modelos de bolsillo.